¿Mis debilidades? ¿Que importan?

Desde que comencé mi vida laboral hasta el día de hoy, me han hecho esta pregunta cientos de veces y creo que finalmente encontré la respuesta correcta: “No sé y no me interesan”. Quizá suene agresivo, egoísta, soberbio, pero permitime explayarme…
Me tomé el trabajo de revisar algunos casos (deportes, tecnología, arte, y otros tantos rubros del que podemos tomar infinidad de ejemplos) y evidencié que los mejores en lo que hacen, se enfocan solo en eso… en lo mejor que hacen… y me pregunto, ¿Tendrán ellos debilidades? Seguramente, pero sigo viendo que solo enfocan su trabajo en “mejorar lo mejor” y entonces, ¿Por qué no hacer lo mismo para conmigo?
Soy un convencido que todos hacemos algo bien… todos tenemos un punto fuerte, un talento, una habilidad innata en la que somos realmente efectivos. ¿Por qué no enfocar todo el esfuerzo en desarrollar y potenciar esa habilidad? ¿porque no pulir y agregarle una vuelta más a ese punto fuerte?

La primera vez que me preguntaron por mis debilidades, no supe responder. Me volví frustrado y comencé a pensar en cuales eran. Una vez identificadas comencé a trabajarlas y las eliminé. Pero curiosamente (y, contradictoriamente, como era de esperar) aparecieron otras, que nuevamente identifiqué y trabajé, y así avanzaba… mejorando mis debilidades, solo o con ayuda, con poco o mucho esfuerzo, rápido o en un largo plazo, pero cada una fue siendo transformada en fortalezas, momento en el que dejaba de atenderlas para seguir identificando otras debilidades que aparecían.

Hasta que noté que la mayor parte del tiempo estaba dedicada a identificar y trabajar debilidades, y que nunca había puesto foco en desarrollar mis fortalezas, mis habilidades, mis puntos fuertes, esas cosas en las que sí era efectivo, productivo.
Entonces cambié el modo de enfocar el esfuerzo. Ahora estoy plenamente ocupado en potenciar mis puntos fuertes. Si soy bueno en algo, mejoraré eso.

¿Y las debilidades? Siempre existirán…. Algunas desaparecerán para dejar lugar a otras… Que la atención para mejorar las cosas que no hacemos del todo bien no permita que descuides las otras que te hacen único…. Yo, por mi parte, voy a dejar que mis debilidades sean las oportunidades para que otros desarrollen y brillen con sus fortalezas.⁠⁠⁠⁠

AG.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *